Celeste Barber, la marca personal creada a base de humor positivo

¿Quién te dijo que el humor no tiene tirón? La actriz australiana Celeste Barber es un ejemplo de cómo se pueden utilizar la comicidad y el ingenio para conseguir una marca personal sólida y reconocible. Su modus operandi es claro: basarse en una fotografía o situación cómica o divertida de las celebridades para, posteriormente, hacer su propia versión. Esta imitación es más mundana, hilarante y terrenal.  Y es que muchas veces las estrellas más famosas exponen su día a día sin tapujos, como si la gente normal pudiera seguir ese tren de vida o tuviera sus cuerpos y su dinero. No es así. Por eso nos divierte ese contraste entre las celebridades y la gente normal.  El humor como marca personal  Celeste Barber ha conseguido una identidad de marca reconocible basada en el humor. Con sus parodias encandila a su público, que ve en ella a una persona cercana con ironía que podría ser cualquiera de tus amigas. Ha imitado poses y episodios de estrellas tan dispares como Justin Bieber, Beyoncé, Jennifer Lopez, Gwyneth Paltrow y un largo etcétera, muchas de las cuales se han tomado con buen talante la parodia.  Millones de seguidores siguen a esta ocurrente influencer que ha conseguido monetizar su marca, ser reconocida en todo el mundo y hasta salir en varias portadas de revistas, como la famosa publicación InStyle. El feedback con su público es clave, pues la actriz y comediante cuida mucho la interacción con sus fans. «Mucha gente me ha escrito diciendo que tras verme se sienten mejor con sus cuerpos», dijo Celeste Barber en relación con su perfil de Instagram.  Es obvio que no todo en la vida es postureo, aquello que la hace verdaderamente conectar con su público es la forma en la que se comunica con ellos. Entabla un diálogo regido por la naturalidad, que acorta las distancias entre las celebridades y los simples mortales. Celeste Barber ha cultivado una marca personal y un relato fuera de serie, de una manera polifacética, original y desenfadada. Un ejemplo de cómo usar el humor para concienciar, divertir y hacerte pasar un buen rato, y lo que es más importante aún: conectar emocionalmente con tu audiencia.

¿Sabes cómo lograr un relato que identifique tu marca y la haga única?

Entradas recomendadas