Las marcas con valores avanzan. El caso de Ecoalf

Fabricar moda es fácil. Hacerlo de forma sostenible un poco menos. Y crear productos deseables y de tendencia con materiales completamente reciclados es una propuesta heroica. Y es lo que ha conseguido Ecoalf, una empresa que demuestra que las marcas con valores tienen mucho que decir en el mundo de hoy.

Y es que esta empresa, creada por el madrileño Javier Goyeneche, convierte en prendas de vestir lo que antes era basura. Tras un intenso trabajo de investigación, la compañía ha logrado ofrecer productos de moda de la mejor calidad nacidos de lo que antes eran desperdicios. La empresa recicla plástico, neumáticos, algodón, lana, redes de nylon e incluso los posos del café que, por cierto, se mezclan con los polímeros de las botellas de plástico para incorporar sus propiedades naturales al conjunto.

Nadando contra corriente

Y así es como la empresa se ha abierto paso en un contexto que promueve la compra compulsiva y la obsolescencia de sus productos: nadado contra la corriente… e invitándonos a nadar con ella.

La firma de Goyeneche nació en 2009 como una respuesta ante el uso indebido de recursos naturales y la contaminación. Su propuesta empresarial es una respuesta contundente a una realidad que él, como otras muchas personas, consideraba injusta.

Cómo conseguir que tu marca genere valor para tu empresa y la impulse hacia la cumbre

Objetivo, salvar el planeta

Una década después de su inicio, Ecoalf es una marca reputada y consolidada que anima a sus compradores a ser más conscientes y a compartir su gran misión: salvar al planeta. Porque con sus prendas se ayuda en la limpieza de los océanos; con sus camisetas de algodón reciclado se ahorran miles de litros de agua (2.500 litros por cada camiseta); y con sus chanclas se les da una nueva vida a los viejos neumáticos.

Ecoalf, una marca con valores, se ha posicionado con solidez porque ha llegado en un momento óptimo en el que una parte importante de la sociedad está dispuesta a apostar por este tipo de productos. Claro que, antes de llegar a este punto, la empresa había realizado todo el trabajo previo de investigación. Lo que significa que su propuesta no partía de cálculos ajenos, sino del convencimiento de que fabricar productos sostenibles, también en moda, es bueno para el planeta. Y es bueno para todos. Y de paso ha demostrado que las marcas con valores, avanzan.

Entradas recomendadas